fbpx
Construcción y sus productos multiplicando trabajos en México

Construcción y sus productos multiplicando trabajos en México

Por cada millón de dólares invertido en productos de construcción se genera un promedio de 97 empleos en mercados emergentes, lo que puede impulsar a la economía en la nueva realidad, tras la pandemia.

La industria de la construcción no puede ser ignorada por los países emergentes. México no es la excepción en este llamado y, en el caso específico de la edificación de viviendas, puede ser una multiplicadora de empleos, advierte la organización Hábitat para la Humanidad.

“La inversión en construcción residencial representa una potencial situación beneficiosa para todos en los mercados emergentes porque genera una gran cantidad de empleos a nivel local, ayuda a cerrar las persistentes brechas en vivienda asequible y estimula la economía en general”, dice Patrick Kelley, vicepresidente del Centro Terwilliger de Hábitat, en el marco del Día Mundial del Hábitat.

En el mundo, la construcción contabiliza más de 250 millones de trabajadores, es decir, 7.7% del total del empleo; mientras que por cada millón de dólares invertido en productos de construcción se genera un promedio de 97 empleos en mercados emergentes, de acuerdo con el informe “A Ladder Up: The construction sector’s role in creating Jobs and rebuilding emerging market economies”, elaborado por el Centro Terwilliger de Innovación en Vivienda de Hábitat para la Humanidad.

Léase también: La tecnología y el nuevo perfil del trabajador de la construcción 

En México, el segmento residencial representa más del 80% de la construcción de edificios.

Este sector también beneficia el ingreso de la población con estudios básicos. En Brasil y México, el ingreso medio de trabajadores de la construcción está ligeramente por encima de la media general y es similar a la media de ingresos en Colombia.

Los ingresos de los trabajadores con apenas educación primaria ganan alrededor del 40% más que la media de la fuerza laboral en estos dos países.

Si bien no están bien pagados, los trabajadores de la construcción generalmente obtienen salarios más altos que los trabajadores con niveles de educación similares en otras industrias, asegura el informe presentado por Hábitat, centrado en 9 países: Brasil, Colombia, India, Indonesia, México, Perú, Filipinas, Sudáfrica y Uganda, con un mayor énfasis en el subsector de la construcción de edificios, en particular residenciales.

“Estos hallazgos son de vital importancia para los países de renta baja y media que están decidiendo cuáles áreas priorizar mientras trabajan por reconstruir sus economías debilitadas por la pandemia de Covid-19; en particular, en un mundo donde 1,600 millones de personas todavía carecen de una vivienda digna”, dice Patrick Kelley.

Sin embargo, la construcción, como uno de los 14 sectores económicos seguidos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con mayores desequilibrios en cuantos a la participación por género, y es que sólo 7% de los trabajadores de la construcción son mujeres, las cuales colaboran “puestos de baja calificación”, como es el transporte de materiales.

En este sentido, el estudio explica que existen oportunidades para apoyar a organizaciones y programas de capacitación que pueden mejorar la posición de las mujeres en la industria de la construcción, que se encuentra entre los 10 sectores económicos más importantes.

Texto recuperado el 6 de octubre de forbes.com.mx