fbpx
INEGI reporta 29 meses de caída continua en la construcción

INEGI reporta 29 meses de caída continua en la construcción

El valor de la construcción en México acumula 29 meses de caídas continuas, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). En noviembre reportó el tercer nivel más bajo del que hay registro, sólo por debajo del bimestre mayo-junio pasado.


El organismo informó que además de la baja respecto a 2019, la construcción también se redujo 0.4 por ciento frente a octubre pasado. Con ello disminuyeron 0.6 por ciento el personal ocupado y 0.2 por ciento las remuneraciones medias reales; en tanto que las horas trabajadas se incrementaron 0.1 por ciento.

Léase también: Construcción de rascacielos cae un 20% a nivel mundial 

El sector de la construcción está en una situación preocupante, pues atraviesa por su más prolongada depresión en al menos quince años. La caída en el valor de la producción es aún mayor de lo que se vio por las consecuencias de la crisis de 2008-2009. Esta caída del sector construcción ya se daba antes del primer contagio por Covid-19. En efecto: si miramos los indicadores más importantes del sector, la situación ya era altamente preocupante en enero de 2020, antes de que se detonara la pandemia.

En el caso de la producción, la tendencia a la baja comenzó desde junio del 2018, es decir, 21 meses antes del primer caso por Covid-19 en México. Así, la crisis en el sector construcción no se debe al Covid-19, sino a la ausencia de la implementación de un plan nacional de infraestructura y las bajas expectativas del sector privado sobre el crecimiento y la estabilidad macroeconómica en México.

Si bien en enero de 2019 se dio una pequeña recuperación, esta fue sumamente transitoria, y para abril del 2019 la crisis en el sector de la construcción se dejó ver con una potencia no vista en al menos 16 años. Es importante observar también que la crisis por la paralización de las actividades económicas en el 2020 sólo intensificó la situación, pero no fue, de ninguna manera, la causa de esta.

Limpieza en construcción

Esta crisis de producción en el sector de la construcción se traduce igualmente en una caída en el personal ocupado: en enero del 2018 había 548 mil personas ocupadas en el sector, y para el último dato disponible hay 400 mil, es decir, una pérdida de 148 mil empleos en dos años. En esto tampoco se puede culpar enteramente a la pandemia, pues la tendencia a la baja comenzó en julio de 2018. Sin embargo, el desplome comenzó en diciembre de 2019, es decir, dos mes antes del primer contagio por Covid-19 en México. Y para marzo de 2020, cuando las medidas de “Quédate en casa” entraron en vigor, la caída en el personal remunerado era radical.

Esta caída en la actividad de la producción y de personal remunerado tiene una relación fundamental con los precios y la inflación. El gobierno actual ha tomado el descenso en la inflación como un logro. Sin embargo, los resultados de este sector indican que esta reducción en la inflación no ha sido por las “causas correctas”, pues no fue un mejoramiento de las expectativas de los agentes económicos, sino resultado de la baja actividad económica: si nadie compra nada, los precios comienzan a bajar.

Léase también: Colombia y Perú encabezan la la Alianza del Pacífico

De esta manera, la reducción y estabilización de los precios a nivel nacional durante el 2019 se dio por la baja demanda de insumos para la construcción. Los precios a los productores en el sector secundario comenzaron a subir en marzo de 2020, es decir, precisamente cuando comenzaron a verse los primeros efectos de la pandemia. Este incremento no se puede explicar por una mayor demanda de insumos, sino por la depreciación que sufrió el peso mexicano, ya que muchos de los componentes e insumos de la construcción son importados.

construcciones en acero

De enero de 2018 a octubre de 2020, que es el último dato disponible, hay una caída acumulada de 42.2% en el sector de la construcción; esto quiere decir que en sólo dos años el sector se redujo poco menos de la mitad, de los cuales sólo el 21.5% se explica por el Covid-19. Así, queda una caída de 20.7% que ya venía arrastrando el sector y la economía y que sólo se explican por el ambiente macroeconómico y por las expectativas de los empresarios.

Léase también: Petróleo y gas ayudan a la recuperación de acero en LATAM

Y esto se siente en otros sectores, pues el monto de financiamiento otorgado al sector se redujo en 14.8%, y para la banca comercial significó una reducción del crédito en 19.4% para el segundo semestre del 2020. En el segundo semestre se experimentó una caída del 30% en los créditos inmobiliarios.

Se estima que el sector se mantenga en negativo la mayor parte de 2021 para comenzar a mostrar alguna recuperación en el 2022. Si la economía y el empleo muestran señales de activación sería una buena oportunidad para que, al lado de las bajas tasas de interés, se active la construcción y la actividad inmobiliaria en general.

Texto recuperado el 24 de enero del 2021 de dineroenimagen.com