fbpx
En Perú se construye un prototipo de vivienda sostenible

En Perú se construye un prototipo de vivienda sostenible

Yantaló Volunteer House es un proyecto desarrollado por la Organización Internacional de Voluntarios Yantaló, una organización sin fines de lucro creada por siete amigos que visitaron el lugar para compartir sus conocimientos arquitectónicos con sus habitantes.

La casa comunitaria para voluntarios centra su diseño en una cubierta tipo “mariposa” que recolecta la abundante agua de la lluvia de la zona y busca replicarse en nuevas viviendas para empoderar a sus habitantes a través del “poderoso recurso del agua”La cubierta puede ser incluso adaptada a viviendas ya existentes.

La casa para voluntarios en Yantaló es el punto central de la experiencia de la organización y busca satisfacer las necesidades actuales de una comunidad de voluntarios cada vez mayor, incluyendo médicos, enfermeras, educadores y otros voluntarios que apoyarán la construcción y operación continua de la Clínica Internacional Yantaló, así como contribuir a los esfuerzos de su enriquecimiento educativo.

El diseño inicial consiste en un bloque principal de dos plantas con dormitorio, convertible en 3 salas más pequeñas. Un segundo bloque suma 3 dormitorios adicionales. Los edificios se conectan en su punto central a través de una cocina, comedor y zona común en el primer piso, y una sala de reuniones, sala de estar al aire libre y terraza en el segundo piso. Los baños y la cocina están situados en el centro para tomar ventaja de la recolección y almacenamiento de agua entre los dos edificios.

Léase también: Ciudades más sostenibles en 2018 | prt 1

Una vez completado, el proyecto tendrá capacidad para 15 residentes y ofrecerá un espacio común para reuniones más grandes y eventos comunitarios. Todo el primer nivel está encerrado en el lado sur con grandes pantallas giratorias que se abren para conectar el espacio interior con el patio exterior, con vistas al “Morro”, una característica clave del paisaje de los alrededores.

Un aspecto clave de la Casa Yantalo es la sostenibilidad. El diseño de la casa promueve la diversidad (de ideas, nacionalidades, profesiones, usos del espacio, etc.), reduce las necesidades de mantenimiento y se aprovecha de los recursos naturales, incluyendo el sol (latitud alrededor de 06°), agua (1397 mm de lluvia al año ~ promedio 117 mm al mes), clima templado (ventilación abierta) y materiales locales, incluyendo concreto, productos manufacturados y mano de obra local.

El punto central del diseño sostenible de la casa es la recogida del agua de la lluvia a través de su cubierta, un proyecto que también sirve como prototipo para su aplicación en las estructuras residenciales existentes en la zona. A pesar de su ubicación estratégica dentro de la Selva Amazónica, las comunidades rurales de San Martín todavía viven con un increíble déficit de economía, salud y nutrición.

La cubierta utiliza la recolección de agua como catalizador para el empoderamiento. El sistema adaptable en base a una estructura de madera tipo “mariposa”, con canalón estructural integrado, está diseñado para unificar las tipologías de vivienda local. El aprovechamiento de la precipitación media anual en la escala de la vivienda unifamiliar, permite rescatar y potenciar la agricultura local sostenible, aumentando la calidad de los alimentos.

En Yantaló, la creación de un sistema de agua municipal en los años 90 condujo a un abandono de los pozos personales y comunitarios, sin embargo, con una población cada vez mayor, el suministro municipal de agua se encuentra seco con frecuencia. El techo permite recolectar cerca de 7.500 litros de agua mensual para el riego local o uso personal, empoderando al dueño de casa con el poderoso recurso del agua.

Léase también: Estadios de fútbol más sostenibles

La relativa uniformidad de la vivienda en la zona ofrece una oportunidad para este sistema de “kit de partes”. Afectadas por los recientes terremotos de 1990 y 2005, la mayoría de las casas de la zona fueron re-construidas con armazón de hormigón. El techo propuesto está diseñado para apoyarse sobre las tres vigas principales de la casa tradicional y utiliza materiales locales, sostenibles y rentables. Más allá de la función central de recogida de aguas pluviales, el techo también ofrece sombra adicional para reducir la ganancia de calor solar en el primer nivel.

El techo es un símbolo de su uso. Sus habitantes viven con la canalización del agua a través de su núcleo, y un residente local pueden leer fácilmente el desempeño ambiental desde lejos. El diseño permite el re-empleo de la tradición local de un techo empinado (abandonada por el predominio de casas modernas de concreto) para ayudar a la escorrentía del agua de la lluvia, así como para mejorar el flujo del aire. La configuración de la mariposa de división crea un segundo nivel de cubierta para empujar el flujo de aire, refrigerando su interior.

Texto recuperado el 22 de febrero del 2018 de archdaily.mx