fbpx
¿Cómo fabricar tus propios ecoladrillos?

¿Cómo fabricar tus propios ecoladrillos?

Los ecoladrillos son una excelente opción para reutilizar los desechos plásticos generados.

Los ecoladrillos son botellas de plástico que se rellenan con cualquier tipo de residuos plásticos o papel de aluminio y se utilizan en la construcción. Son buenos aislantes térmicos, acústicos y antisísmicos.

Léase también: Sustituir el aire acondicionado por materiales frescos

¿Cómo y dónde nació este nuevo material de construcción?

Se considera a la activista ambiental alemana Susanna Heisse, como la persona que vio el potencial de las botellas de PET al ser usadas como ladrillos.

Según su historia, hace 27 años, en una zona rural de Guatemala, una anciana construía su casa con botellas que llenaba con diferentes desechos, desde madera, ramas y más plásticos.

En el caso de Guatemala, a Heisse le preocupaba la contaminación del lago de Atitlán, saturado por miles de botellas de PET.

Así creó la fundación Pura Vida, organismo que hoy se encarga de construir casas para los que más lo necesitan.

Léase también: En México, el mercado de los techos solares a la alza

¿Cómo aplicar los ecoladrillos?

En estos manuales encontrarás instrucciones detalladas para hacer distintas construcciones, como bancas, muros, eco baños e incluso una casa. Además, cuentan con información acerca de los distintos tipos de ladrillos y recubrimientos.

Las ventajas de los ecoladrillos a base de botellas de PET son:

1. Bajo costo
2. No se rompen
3. Absorbe las cargas de choque abruptas: dado que no son frágiles, puede soportar cargas pesadas sin fallas.
4. Bioclimático
5. Reutilizable
6. Emplean menos material de construcción
7. Fácil de construir
8. Construcción verde

Léase también: En Bucaramanga crean ladrillo a partir de plástico reciclado

Hacer ecoladrillos es muy fácil:

1. Lava, seca la botella y guarda la tapa.

2. Llénala con residuos plásticos o papel aluminio, siempre limpios y secos. Si tienes envases de plástico duro, puedes cortarlos en pequeños trozos con tijeras para que entren más fácilmente.

Siempre que introduzcas algo, compáctalo dentro de la botella. No uses nunca desechos orgánicos o pilas.

3. Cuando la botella esté bien llena con el material compactado, ciérrala.

Listo, ya tienes un ecoladrillo.

Texto recuperado el 30 de septiembre del 2019 de noticias.arq.com.mx