fbpx

90 años del arquitecto Teodoro González de León

90 años del arquitecto Teodoro González de León

90 años del arquitecto Teodoro González de León

El arquitecto mexicano Teodoro González de León acaba de celebrar sus 90 años de vida el pasado 29 de mayo y la circunstancia no pasó inadvertida para las autoridades culturales, y que decidieron honrar la obra, el legado y la influencia del profesional en nuestra arquitectura.

Image and video hosting by TinyPic

Los espacios a cargo de este hombre de vocación renacentista han significado durante siete décadas de trabajo incesante la extensión del espíritu humano, traducida  en edificios que han dado identidad a millones de mexicanos, como el Museo Rufino Tamayo, el Auditorio Nacional, la Embajada de México en Berlín y el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), esta última una obra del 2008 que diseñó a sus 82 años de edad.

Sus creaciones siguen los pasos de Le Corbusier (1887-1965), el mítico arquitecto francés en cuyo taller se formó González de León, prodigándose en un estilo geométrico y de colores vivos que no ha desestimado la influencia de artistas como Juan Gris y Fernand Léger, reflejo de su afición a la pintura, la escultura y la fotografía.

Léase también: Zaha hadid, el talismán de la arquitectura moderna

El Palacio de Bellas Artes, fue el 1er lugar para celebrar los 90 años de vida de Teodoro González de León. Hubo una mesa de análisis en la Sala Manuel M. Ponce titulada “Teodoro González de León y sus pares”, en la que participaron Enrique Krauze, Enrique Norten, Manuel Felguérez, Francisco Serrano y Silvia Cherem, entre otros.

arcus-global

Junto a su socio y amigo Abraham Zabludovsky (1924-2003), González de León diseñó el Museo Tamayo en la primera sección del Bosque de Chapultepec.

Los arquitectos realizaron un intenso proceso de investigación que incluyó, entre otros aspectos, la visita de un gran número de museos alrededor del mundo. El diseño comenzó en 1972, mientras que la construcción arrancó hasta 1979 y concluyó dos años después, en 1981. El resultado: un edificio que, tanto por las particularidades de su diseño como por las soluciones plásticas y funcionales que integra, hizo merecedores a González de León y a Zabludovsky al Premio Nacional de Ciencias y Artes, en el rubro “Bellas Artes”, en 1982.

Image and video hosting by TinyPic

Considerado uno de los pocos ejemplos en México de arquitectura contemporánea destinada desde su proyecto original a la labor museística, el edificio se incorpora armónicamente al entorno gracias a su forma piramidal, lo que remite a la herencia arquitectónica prehispánica.

El edificio se integra al terreno que lo rodea en virtud de su estructura de varios niveles que se concentra sobre sí misma en volúmenes ciegos de concreto escalonado hacia el centro, que al estar disimulados dan la sensación de que brota del suelo.

arcus-globalEn la construcción se empleó, principalmente, concreto armado con piedras de mármol blanco, así como cristal y madera para los pisos y taludes con vegetación. Se puso especial atención en el diseño de los espacios interiores que, iluminados con luz natural y artificial, crean diversas atmósferas que intensifican la relación del visitante con las obras de arte.

Léase también: Alejandro Aravena, ganador del premio pritzker

Precisamente en el Museo Tamayo, “su museo”, se exhibirá la pieza escultóricaHabitable, creada por el propio González de León, hecha a base de madera y acero, y que posteriormente se presentará de manera itinerante en diversos espacios culturales de la ciudad.

La edad no es obstáculo. Se puede trabajar y nunca se abandonan los sueños. A los 90 años, Teodoro González de León tiene la ilusión de que su amada Ciudad de México se reconcilie con su geografía y recupere sus lagos. “Es un sueño factible”, remarcó.

“Hace más de dos décadas Teodoro ha insistido en que la ciudad futura será aquella que nazca de la reconciliación de la ciudad con su geografía, cuando reconozcamos que nos hemos peleado con nuestros ríos. Devolver a la ciudad su calidad lacustre no sólo tiene una dimensión histórica y cultural, sino que será la única forma de ver el futuro, de ser sustentable”, dijo al respecto Eduardo Vázquez.

Después de siete décadas de trayectoria sigue activo y entre sus proyectos actuales está la ampliación de la biblioteca de El Colegio de México, un clásico de la arquitectura construido en 1976.

Fuente: Recuperado el 12 de mayo del 2016 de sinembargo.mx
(Actualizado)