fbpx
Ciclo negativo para la infraestructura y construcción por COVID-19 en México

Ciclo negativo para la infraestructura y construcción por COVID-19 en México

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el sector de la construcción tanto pública como privada ha retrocedido diez años en niveles de demanda, a su vez, las empresas que laboran en este campo están ingresando menos que en los últimos quince años.

La baja en la industria se vio exacerbada por el Covid-19, pues el brote de la enfermedad impidió la inversión de 221 mil 962 millones de pesos durante el año pasado; estos proyectos se han ido reanudando. Además, hubo 333 proyectos con una derrama económica de 33 mil 506 millones que se detuvieron de manera permanente.

Léase también: Construcción pesada en Colombia a la alza

Sin embargo, el declive comenzó en 2016, según Francisco Solares Alemán, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC). Fue desde hace cuatro años que la aportación de este sector al Producto Interno Bruto (PIB) decreció y con la pandemia la facturación se vino 25% a la baja.

El año pasado esta industria contribuyó 6.7% al PIB de México, 0.8% menos que en el 2019; las cifras no habían sido tan bajas desde el 2011.

Léase también: En México la construcción avanza 0.5% en el primer bimestre del 2021

A esto se suma que la inversión pública en construcciones de infraestructura bajó considerablemente durante la última década. En 2014 el 4.7% del PIB se dirigió a este sector y en 2020 ya era el 2.8%, según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

 

 

Todo lo anterior frena el crecimiento económico del país que se encuentra en un mínimo histórico. INEGI ha reportado un crecimiento en el PIB a lo largo del primer trimestre del 2021 de 0.4% con relación al año pasado, pero a pesar de esto se sigue en números rojos con relación años anteriores.

Texto recuperado el 10 de mayo del 2021 de inmboliare.com
Por: Dario Quijano Cal y Mayor

<