Robots en la construcción, ¿aliado o enemigo? | Prt 1

Robots en la construcción, ¿aliado o enemigo? | Prt 1

Robots en la construcción, ¿aliado o enemigo? | Prt 1

Los robots aprenden cada vez más tareas gracias a los avances en inteligencia artificial, e impulsan transformaciones en el mercado laboral. ¿Serán capaces de suplir el impulso creativo del capital humano?

Image and video hosting by TinyPic

La posibilidad de que los robots comiencen a desempeñar tareas creativas en la arquitectura está cada vez más cerca y se suma a los avances de diseño y construcción digitalizados, que no son nuevos pero están en un momento clave gracias al acelerado desarrollo de la inteligencia artificial, con la promesa de mejor calidad, más sustentabilidad, menos costo, reducción de riesgos, ciclos más largos de vida e, incluso, un mantenimiento más eficiente, entre otras bondades.

Léase también: “Fly elephant” la impresora 3d capaz de volar

Pero ¿qué sucederá con los arquitectos?, ¿serán desplazados por los procesos de automatización y la posibilidad del diseño generativo?, ¿cómo competirán en la nueva invención de su profesión y del propio mercado?

Robot que detecta errores en la construcción

Algunos ven esa posibilidad como una amenaza. Roberto Saint Martin, fundador de Robotix, la escuela mexicana de robótica para niños más grande América Latina, menciona, por ejemplo, que hay dos perspectivas respecto al desarrollo de los robots: la optimista, que argumenta que el hombre siempre ha usado la tecnología para ampliar sus capacidades, lo que haría que el ser humano dejara trabajos peligrosos, como estar arriba de una estructura de muchos pisos, y la negativa, en que las máquinas sustituyen a los trabajadores, lo que generaría desempleo.

Si bien el desarrollo de sistemas de manejo de datos, la automatización y robótica no desplazarán en el corto plazo a los arquitectos, es un hecho que comienzan a imponer un nuevo perfil de puesto dentro de la arquitectura.

El diseño generativo

En la línea del tiempo, el restirador y el estilógrafo fueron suplidos por el software CAD y éste fue superado por BIM, pero ante la ola del desarrollo en el proceso de datos, todo parece rebasado. La investigación y el desarrollo ahora se centran en ofrecer múltiples soluciones con base en la experiencia acumulada, que no es sino el cúmulo de datos almacenados y procesado bajo ciertos criterios.

Léase también: Robot detecta errores en obra en tiempo real

Autodesk, uno de los proveedores más activos de CAD y BIM, ya desarrolla una interfaz basada en la investigación de inteligencia artificial y la simulación de fenómenos complejos llamada Dreamcatcher, que busca “una participación activa del software en la invención de la forma”, se lee en la descripción que hace la empresa de esta plataforma, y que no es más que la posibilidad de realizar diseño generativo.

Arckit, juego de construcción

La esencia de Dreamcatcher radica en la posibilidad de generar múltiples opciones de diseños, a partir de su amplia base de datos, una vez que se establecen ciertas restricciones, como especificaciones de las necesidades o requisitos del cliente, tipos de material, métodos constructivos, criterios de modelajes y restricciones del costo. Con esa información la interfaz es capaz de producir varios modelos que satisfagan los requerimientos y que, incluso, contengan el presupuesto que requiere cada solución.

La tarea del diseñador entonces, observa la firma desarrolladora, ya no se centraría en el delineamiento de la forma, sino en resolver problemas de definición o ajustar los objetivos para generar un resultado más preciso.

Léase también: Robots en la construcción

Humanos, capital siempre rentable

En su estudio The Future of Jobs (2016), el Foro Económico Mundial (WEF) prevé que hacia 2020, es decir, en menos de tres años, se habrán perdido 7.1 millones de empleos a causa del desplazamiento provocado por las soluciones que ofrecen la robótica, la nanotecnología y, por supuesto, la inteligencia artificial en diferentes áreas, pero en el caso particular de la arquitectura y la ingeniería, el WEF prevé un crecimiento en el empleo más que un desplazamiento, “impulsado por la impresión en 3D, la eficiencia sustentable en el manejo de los recursos y la robótica, actividades que demandan de forma continua y acelerada habilidades tecnológicas y especialistas para crear y administrar los avances y los sistemas de producción automatizada”.

El WEF calcula en su estudio de 2016 que la fuerza laboral del sector de la arquitectura y la ingeniería asciende a 12.5 millones de empleados, y para 2020 estima que sumarían apenas 339,000 empleos.

Image and video hosting by TinyPic

En México prevé una tendencia creciente de empleo en la arquitectura y la ingeniería, que por ahora es de 633,000 puestos de trabajo, según sus cálculos.

Los generadores de cambio que se prevé incidirán en este país en los próximos dos años son el cambio de la naturaleza del trabajo, la flexibilidad laboral, el big data y el procesamiento de datos, así como el internet de las cosas.

continuará

Texto por Martha Silvia Sánchez
Recuperado el 24 de abril del 2018 de obrasweb.mx