fbpx
Desplome histórico de la construcción en abril en México

Desplome histórico de la construcción en abril en México

Su valor de producción disminuyó 32.1% en comparación con el año pasado. El sector de la construcción continuó con una tendencia negativa durante abril. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que el valor de la producción y los empleos de la industria sufrieron un desplome histórico durante el cuarto mes del 2020.

En comparación con marzo, mes previo, el los trabajos de construcción ejecutados por las empresas registraron una caída de 19%, el personal ocupado descendió 10.3% , las horas trabajadas retrocedieron 13.6% y las remuneraciones reales tuvieron un retroceso de 6.8%.

La construcción reportó caídas sin precedente en abril pasado respecto del mes previo y en el mismo periodo de 2019 en todos sus rubros: valor, empleos y remuneraciones. En el primer mes del confinamiento para enfrentar la epidemia del nuevo coronavirus se profundizó una baja que ya venía arrastrando.

Léase también: CMIC e IMSS firman acuerdo para impulsar la construcción en México

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), las constructoras venían de tocar mínimos en marzo. En abril, el valor de la producción se desplomó 19 por ciento en comparación con el mes previo en cifras desestacionalizadas, y 32.1 frente a abril de 2019. Es decir, en un año perdió prácticamente un tercio de su valor.

A consulta de La Jornada, Eduardo Ramírez Leal, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), explicó que ante ese panorama la previsión de que el producto interno bruto (PIB) del sector se contraería 10 por ciento al cierre de este año ahora se ve presionada por una caída hasta de 12 por ciento.

Ingeniería Civil moderna

Ambos estimados son respecto de 2019, cuando la industria ya había resentido un decrecimiento de 5 por ciento anual, ya que el sector lleva en contracción desde julio de 2018. En ese contexto, Ramírez Leal recalcó: Se requieren políticas públicas que promuevan la inversión privada y sean los industriales mexicanos quienes se beneficien en la ejecución.

Como antecedente a las palabras del líder de la CMIC, el Inegi evidenció que en abril anterior todos los indicadores –personal ocupado, horas trabajadas y remuneraciones medias reales, tanto de obreros como de otros empleados– reflejaron el declive del sector.

Léase también: El 60% del sector de la construcción en México reanudó actividades

El personal ocupado se redujo 10.3 por ciento a tasa mensual y 19.4 frente a abril de 2019; las horas trabajadas en el sector cayeron 13.6 y 22.8, también en cifras desestacionalizadas, mientras las remuneraciones medias reales disminuyeron 6.8 y 5.1, respectivamente.

Por estados, las mayores bajas se dieron en Morelos (78.9 por ciento), Guerrero (66.4), estado de México (60.1), Zacatecas (59.6), Baja California (56.5), Baja California Sur (53.7), Puebla (52.5), Nayarit (48.5), Yucatán (47.7) y Ciudad de México (43.8). Todo, en cifras originales.

Limpieza en construcción

Además, publicó el Inegi, entre enero y abril el sector acumula una pérdida de 19.9 por ciento también sin desestacionalizar. En su interior, la construcción de obras de ingeniería civil hila una caída de 25.2 en comparación con el año anterior. Los trabajos especializados restaron 18.8 por ciento y la edificación 15.5.

El Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico subrayó que, más allá de la coyuntura por la pandemia de Covid-19, la tendencia negativa en el sector viene desde 2013, año en el que comenzó a caer el número de horas trabajadas en el sector, hasta llegar a los datos de abril, que reportaron un promedio nacional de 16.4 días, la menor cifra desde 2006.

Léase también: La “gran oportunidad” de la construcción en México post covid-19

El abandono del sector se puede volver “factor de inestabilidad social por las restricciones que impondrá al desarrollo social del país (…) se tendrá menor capacidad de satisfacer los requerimientos de empleo, vivienda, escuela, salud, dotación de agua, drenaje e infraestructura para una nación que está por alcanzar 130 millones de habitantes”, apuntó el instituto.

Texto recuperado el 24 de junio del 2020 de lajornada.com.mx