Rascacielos capaz de imprimir departamentos en 3D

Rascacielos capaz de imprimir departamentos en 3D

Rascacielos capaz de imprimir departamentos en 3D

El arquitecto malayo Haseef Rafiei plantea convertir la industria inmobiliaria en un sistema automatizado de venta. ¿Cómo? Mediante un rascacielos dispensador de casas llamado Pod Vending Machine Skyscraper.

Image and video hosting by TinyPic
El concepto se inspira en las estructuras tipo cápsulas propuestas por el movimiento Metabolista de Japón en los años sesenta. Este movimiento visualizó tecnologías de plug-ins y conceptos de diseño que revolucionarían la forma en que funcionan las ciudades.

Con la tecnología de impresión 3D actual, estas propuestas parecen menos futuristas. Con una población que aumentará a 8,500 millones en 2030, la construcción robótica sería la solución sensata para hacer frente a las crecientes demandas del mercado de la vivienda.

Léase también: Vivienda social inteligente impresa en 3d

Esta noción llevó al diseño de un rascacielos que construiría casas en el sitio de manera masiva a través de métodos de impresión en 3D. Pod Vending Machine Skyscraper ofrece una idea más sostenible desde el punto de vista económico de la construcción, el valor inmobiliario y la vivienda en el suministro de una estrategia en respuesta a la incertidumbre económica mundial, la especulación inmobiliaria y la demanda de vivienda en las ciudades.

La tecnología robótica de la impresión 3D reduciría la cantidad de mano de obra, el tiempo y los costos de construcción. Debido a la construcción de alta precisión, también se pueden reducir los desechos de material.

La máquina expendedora de viviendas sugiere la construcción automática de módulos de alojamiento listos para usar. La unidad básica de un hogar se explora como objetos tectónicos.

Inspirada en la cultura minimalista de los hogares japoneses, la casa se divide en servicios básicos donde los usuarios pueden seleccionar las comodidades que necesitan.  El propietario podría determinar qué tipo de pods querían combinando múltiples sub-pods para formar su hogar.

Léase también: “Fly elephant” la impresora 3d capaz de volar

Los módulos no utilizados serán desmontados o almacenados para ser reutilizados, ahorrando material y creando un ciclo metabólico dentro del rascacielos.  Tokio es una ciudad famosa por sus máquinas expendedoras de todo tipo de productos.

Estas máquinas han minimizado el costo del trabajo humano, eliminando la necesidad de vendedores. La máquina expendedora del rascacielos explora la posibilidad de convertir la industria de bienes raíces en un sistema automático de venta.

Para Haseef Rafiei el abandono de obras es un problema grave en la industria de la construcción. Resulta en el desperdicio de materiales y recursos. Afecta no solo a los compradores inmediatos sino también a otros jugadores del proyecto y al público en general.

En ocasiones, implica el uso de fondos públicos para la reactivación de proyectos abandonados. En respuesta a este problema, un edificio automatizado impreso en 3D que crece en paralelo con la demanda de vivienda de la ciudad puede evitar la cancelación de proyectos.  El rascacielos funcionará como un dispensador producido en masa según las necesidades reales.

Léase también: Impresión 3d mueve el rumbo de la construcción en china

El método de producción de edificios adopta un sistema automatizado en el que se fabrican los módulos listos para usar, se conectan al sitio y se pueden comprar al instante.

Una impresora en 3D se instala encima del edificio; dispensará cápsulas y crecerá más a medida que crezca el edificio. Inspirada en una máquina de uso común para la gente de Tokio, esta vasta estructura enmarcada tiene como objetivo albergar un gran número de módulos equipados con servicios básicos para uso residencial y comercial.

Image and video hosting by TinyPic

Texto recuperado el 26 de junio del 2018 de noticias.arq.com.mx