Panorama 2018 para el acero en la construcción en México

Panorama 2018 para el acero en la construcción en México

Panorama 2018 para el acero en la construcción en México

Cerró un año notable para el panorama económico mexicano. La industria del acero en la construcción, en consecuencia, se enfrenta frente a una situación donde predominan los retos –y oportunidades–.

Image and video hosting by TinyPic
2016 cerró con un producto interno bruto en aumento del 2.3%. Para la industria de la construcción, la cifra fue un poco más baja: un 1.8%. Representa una mejora respecto al año anterior, pero no todavía tiene por delante una variedad de retos y oportunidades de crecimiento.

La presencia innegable de Donald Trump en el panorama internacional pone presión sobre la economía del país entero. Sin embargo, la industria de la construcción está dotada de la capacidad para desarrollarse, si es que logra imponerse ante ciertos retos. Si ha de salir adelante, la industria de la construcción en México debe dar la cara Trump; invertir en infraestructura, sostener el área de la edificación y aprovechar el desarrollo comercial e industrial.

Retos para la industria del acero en la construcción

Combatir el efecto Trump

Ha sido un año peculiar para la relación entre México, Estados Unidos y –a través del vecino del norte– el resto del mundo.

Trump, casi desde que inició campaña, sembró incertidumbre en la economía mexicana. Continuas amenazas al Tratado de Libre Comercio y a la economía globalizada han causado un medible efecto negativo en el peso y en la inversión extranjera del país.

A más de un año de la victoria electoral del mandatario, esta incertidumbre se ha vuelto costumbre y permea en el panorama económico de todo el país, sin exceptuar la industria del acero en la construcción. Ciertamente, contrarrestar este efecto creando la estabilidad necesaria para competir en el mercado internacional debe ser prioridad para las industrias mexicanas.

Reforzar la inversión en infraestructura

Aunque históricamente ha sido uno de los motores que impulsan la economía del país, la inversión pública en infraestructura ha desacelerado desde hace ya un tiempo. Constituye un 12 o 13% del producto interno bruto anual, una cifra insuficiente cuando se compara a otros países.

Invitar a la inversión –tanto privada como pública, tanto nacional como extranjera– es un reto clave para la industria de la construcción. El fortalecimiento de la infraestructura mexicana es un área de enorme oportunidad para el crecimiento de la economía.

Las FIBRAS (Fideicomiso de Infraestructura y Bienes raíces), por ejemplo, han tenido notable impacto en localizar e inyectar financiamiento para la construcción de edificios residenciales, comerciales y de oficinas.

Sostener el subsector de la edificación

La industria de la construcción se ha sostenido en alto en gran parte gracias al subsector de la edificación. La mayoría del PIB del sector de la construcción, de hecho, viene de la edificación.

Con un crecimiento muy por encima del promedio, este subsector se ha convertido en pocos años en el motor que impulsa la industria. Lidera la edificación de edificios industriales, comerciales y de servicios, con la de viviendas detrás.

Ante la disminución de inversión pública en infraestructura, el subsector de la edificación plantea oportunidades importantes para el acero en la construcción gracias a su atractivo para la inversión privada.

Impulsar el desarrollo comercial e industrial

Mayor industria mercantil significa más sofisticados sistemas de almacenamiento, distribución y comercialización. Aunque no se escapa en cierta medida de la sombra de incertidumbre que representa Trump para el mercado mexicano, el desarrollo comercial es un foco clave de oportunidad para la industria de la construcción.

El área comercial e industrial de la edificación goza de incrementos en demanda, mejoras en logística y aumentos en volumen de comercio. Estas son las herramientas que necesita para sobreponerse a los retos del panorama económico actual y futuro.

En conclusión

Aunque la incertidumbre económica se ha vuelto algo de todos los días para México, esta debe ser vista no como una condena sino como un reto para superar. La industria de la construcción en el país tiene las herramientas para impulsar desarrollo de la infraestructura y captar la inversión necesaria para hacerlo.

Image and video hosting by TinyPic

Texto recuperado el 2 de enero del 2018 de info.metal-tec.com.mx