¿Criptomonedas en el sector de la construcción?

¿Criptomonedas en el sector de la construcción?

¿Criptomonedas en el sector de la construcción?

Además del bitcoin, otras monedas están ganando espacio en el mundo virtual y podrían ser funcionales en los sectores de la construcción.

Image and video hosting by TinyPic

Durante la edición pasada de Expo CIHAC, en su conferencia sobre megalópolis, el arquitecto Michel Rojkind ponía énfasis en la importancia de que el gremio analice la funcionalidad que podría haber con las criptodivisas en la construcción.

A finales de septiembre, el mercado global de las más de 1,000 monedas electrónicas existentes sumaba 170,000 millones de dólares (mdd). Su valor aumentó más de 9 veces en casi 10 meses, un crecimiento que rara vez se ve en los mercados financieros. El bitcoin representa más de la mitad del valor de este nuevo mercado —unos 97,000 mdd—, con una rentabilidad de 400% en 2017.

Léase también: ¿Qué no es una smart city?

“Empezó en unos 960 dólares y ha subido de manera continua hasta llegar a rozar los 19,000 dólares”, comenta José Rodríguez, vicepresidente de pagos de Bitso, plataforma que permite la compraventa de ésta y otras monedas digitales en pesos mexicanos.

En diciembre pasado, en su debut en el mercado financiero internacional, en Chicago Board Options Exchange (CBOE), el bitcoin alcanzó los 18,000 dólares por unidad.

Amplio panorama

Aunque son los ‘otros bitcoins’ los que dieron mayor rentabilidad a los inversionistas entre enero y septiembre de 2017.

Ether —la segunda criptomoneda con más volumen operado en el mercado— tuvo una rentabilidad de 3,700%, y otras —como ripple o litecoin— 3,000 y 1,200%, respectivamente, superando notablemente el comportamiento del bitcoin.

Al tener un lenguaje de programación diferente, cada una sirve para realizar una función distinta. Por ejemplo, litecoin y bitcoin cash son —con sus matices— versiones más ligeras para transacciones a mayor velocidad.

Léase también: Smart cities en busca de un ceo y no un gobernador

Gilberto Romero, director de Mercados de Ve por Más, advierte que, más allá del atractivo valor, no puede olvidarse que es un mercado arriesgado y especulativo.

“Si se va a invertir, debe ser una cantidad de dinero que se esté dispuesto a perder”. Aún no existe algún ejemplo de transacciones con ciberdivisas en la construcción, quizá cuando avance la legislación habrá mayor interés para probarlas.

Un mundo ambivalente

Éstas son algunas premisas para tener en cuenta en el uso de divisas digitales:

PROS
1. El mercado es naciente y en crecimiento
2. Es un mercado líquido y abierto las 24 horas del día
3. Ha demostrado su fiabilidad digital
4. Algunos negocios las aceptan como método de pago

CONTRAS
1. Falta concretar regulación y respaldo de bancos centrales
2. Son un activo volátil
3. Más legislación contra el bitcoin golpeará la cotización de todas las monedas
4. No se conoce a quién hace la transacción

LITECOIN

Si bitcoin es el oro de las criptomonedas, litecoin es la plata, con las ventajas de que las transacciones son más rápidas, se necesita una tarjeta gráfica de menor potencia, aparece una moneda con más frecuencia y puede llegar hasta 84 millones de unidades en circulación.

Léase también: Lo último en presentación de proyectos: renders 360°

RIPPLE

A diferencia de otras criptomonedas, que van liberando unidades, ripple ya ha lanzado todas. “Ya todas están emitidas y son controladas por una empresa central”, indica el ejecutivo de Bitso. Esta moneda recibió un gran impulso con la transferencia que realizó el banco BBVA entre México y Europa en segundos.

ETHER

Creada en 2015 cuando rondaba los 2.38 dólares, hoy supera los 300. Está ligada a la plataforma ethereum y la moneda solo puede usarse dentro de ella. “Es como una supercomputadora compartida para crear códigos”, explica Rodríguez. Cada acción que la plataforma realiza se paga en ether.

Image and video hosting by TinyPic

Por Adrián Espallargas
Texto recuperado el 6 de marzo del 2018 de obrasweb.mx